Trollhunters, despedida y cierre

Destiny is a gift … Never forget that fear is but the precursor to valor, that to strive and triumph in the face of fear, is what it means to be a hero. Don’t think … Become!

Tras 52 episodios, Trollhunters se despide de sus fans con una frase inspiradora cargada de fuerza.

La tercera y última temporada cierra de manera efectiva el viaje emprendido por el joven Jim Lake como protector del mundo de los trolls y de la ciudad de Arcadia. Muchas cosas han pasado desde que Jim fue elegido por el amuleto de Merlin para ser el primer humano en vestir la armadura del Trollhunter, y lo cierto es que la historia no ha dejado de crecer y madurar a medida que los retos a los que se enfrenta nuestro héroe se hacían más complejos y letales. La última entrega de esta serie animada nos introduce en la lucha milenaria entre el mago Merlín y la bruja Morgana con el peligro de la noche eterna cerniéndose sobre el destino de humanos y trolls. Jim y su scooby gang tendrán que detener al temible Gunmar, ahora a las órdenes de Morgana, antes de que sea demasiado tarde y el mundo acabe envuelto en la más abyecta oscuridad. Este enfrentamiento a muerte nos deja algunas impactantes y magníficas escenas de acción y también plantea interesantes dilemas morales a nuestro héroe como el de dejar de lado su humanidad -precisamente aquello por lo que el amuleto lo escogió- para ser capaz de matar a Gunmar.

Desde sus primeros capítulos, Trollhunters se descubrió como un entretenimiento cargado de humor, fantasía, monstruos y aventuras en el que el espectador acompaña al joven héroe en la difícil tarea de servir y proteger a los trolls. A lo largo de estos 52 capítulos, la serie ha construido un mundo y una mitología consistentes en continua expansión, así como también una serie de personajes con maravillosas personalidades que resultan creíbles y naturales en sus reacciones e interacciones los unos con los otros. Por eso es fácil conectar emocionalmente con ellos y ahí reside gran parte de la magia de la creación de Guillermo Del Toro. Aunque la animación eche para atrás a más de uno (fuera esos prejuicios), lo cierto es que estamos ante un producto maduro, complejo y tremendamente entretenido sobre todo en esta última temporada en la que nuestros héroes asumen más responsabilidades, pierden a seres queridos y toman decisiones difíciles por la guerra contra Gunmar y Morgana. Jim se enfrentó a sus miedos y dudas, al propio Merlín y sacrificó mucho en aras de convertirse en lo que necesitaba ser, el Trollhunter. El camino del héroe no es fácil (que se lo digan a Buffy) y aunque cuente con apoyos y amigos hay decisiones que sólo él (o ella) puede tomar. Cierto que la sensación final es agridulce pero Del Toro tiene predilección por esos cierres en los que no todo es perfecto. No se lo discutiré porque, en lo que concierne a la historia de Jim Lake, ya sabíamos que no podía haber un final feliz, sino uno agridulce; y es uno de los más emocionantes y satisfactorios que he visto.

Cuida a todos tus personajes

Esta temporada ha servido para trabajar en el crecimiento de unos personajes totalmente consolidados. Más allá del viaje de Jim es interesante ver crecer a Toby como fiel compañero y escudero; y el arco argumental de Claire es bastante jugoso

Todos los secundarios tendrán su momento de oro y los fans de la serie agradecemos esas escenas dedicadas a No Enrique, Blinky, Ñomsky y a la parte familiar del trío. Los padres descubriendo a lo que se dedican sus hijos y apoyándolos es una de las escenas más bonitas y emocionantes de la temporada. En este sentido, la relación de Jim con Barbara, su madre, siempre se ha sentido muy cercana y entrañable, tienen un vínculo basado en el cariño y la confianza. Personalmente me gusta el tratamiento que recibe este personaje y la relación que inicia con Strickland, a pesar de las diferencias es evidente que existe una base para una relación madura que me hizo recordar lo mucho que shippeaba a Goliath y Elisa Maza en Gargoyles.

Trollhunters es una serie repleta de buenas intenciones y cariño, la base de las relaciones entre los personajes son la amistad y el amor, lo podemos ver con Blinky, un auténtico padre para Jim, lo mismo que AAARRRGGHH con Toby; o en la capacidad de sacrificio de Claire que daría su vida para ayudar a aquellos a quienes ama, pasando por el heroico gnomo Ñamsky y el cambio que se produce en Nomura, Strickland y No Enrique, personajes que empezaron como enemigos del Trollhunter y que acabaron luchando a su lado inspirados por su nobleza y amistad. El amor es, incluso en los momentos más oscuros, la magia más fuerte del mundo.

Y volviendo al héroe de la historia, la transición de Jim de adolescente que intenta conciliar su vida personal con sus deberes como Trollhunter en adulto capaz de sacrificar lo personal para tener la oportunidad de luchar por lo verdaderamente importante es una de las cosas mejor llevadas de la serie. El niño se convierte en hombre y acepta su destino. Trollhunters trata sobre crecer, madurar y adaptarse a las nuevas circunstancias. Este camino es similar al que emprende Buffy, y al de cualquier otro héroe (digamos Merlin o Quake), madurar consiste es tomar decisiones difíciles, en elegir, en aceptar y sobreponerte a los problemas y los errores, en encontrar tu lugar en el mundo.

El reparto

Una de las grandes bazas de la serie ha sido un reparto de voces extraordinario como Anton Yelchin (Jim Lake), Kelsey Grammer (Blinky), Ron Perlmarn (Bular), Amy Landecker (Barbara Lake), por citar a algunos de ellos. Al reparto vocal se les unieron este año David Bradley como Merlin y Lena Heady como Morgana. Además, tras el prematuro fallecimiento de Anton Yelchin había que encontrar un sustituto para el protagonista, esta responsabilidad recayó sobre Emile Hirsch quien consigue insuflar vida al personaje y cumplir con la difícil tarea de suplir a Yelchin.

Tales of Arcadia

Nos quedamos sin Trollhunters pero el universo creado por Del Toro se expande, Tales of Arcadia servirá de paraguas para dos nuevas series: 3 Below y Wizard que completarán el ambicioso proyecto iniciado con Trollhunters. En esta tercera temporada ya se han presentado a los protagonistas de la próxima serie, 3 Below y aunque el listón está muy alto, espero que esta nueva aventura nos siga entreteniendo y divirtiendo a partes iguales.

En resumen

Trollhunters ha construido un mundo mágico consistente y con potencial pero también unos personajes maravillosos cuyas interacciones y relaciones resultaban creíbles y con los que era fácil conectar emocionalmente. Por eso, la despedida de esta historia resulta tan satisfactoria porque se siente correcta, porque tras forjar un vínculo con los personajes (especialmente con Jim, convertido definitivamente en un HÉROE) sabemos que no hay otro final posible para esta historia que más que final es el comienzo de otra increíble historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: