The Bold Type, millenials en Nueva York

The Bold Type es una de esas series que a priori no te dicen nada, a las que etiquetas como frívolas, superficiales o intrascendentes solo por las imágenes promocionales y la sinopsis. A la que por temática, edad, reparto, cadena o (inserte aquí su prejuicio seriéfilo) no le darás una oportunidad, tú mismo/a. Para aquellos que nos aventuramos a ver el piloto la sorpresa fue mayúscula, encontramos una propuesta refrescante, una serie millenial repleta de personajes amables que se mueven en un ambiente de sororidad y empoderamiento femenino.

Podéis encontrar The Bold Type en Amazon Prime Video, la primera temporada consta de diez capítulos que se pasan volando. La serie tiene confirmadas dos temporada más, la segunda se estrenará el 12 de junio de 2018.

Lo que cuenta

Creada por Sarah Watson (Parenthood) e inspirada en la vida de la exeditora de Cosmopolitan Joanna Coles, la serie sigue los pasos de Jane (Katie Stevens), Kat (Aisha Dee) y Sutton (Meghann Fahy); tres veinteañeras que trabajan en Scarlet, una revista similar a Cosmopolitan, con sede en Nueva York. Jane acaba de ascender a redactora, Kat es la responsable de redes sociales y Sutton es asistente pero sueña con entrar a trabajar en el departamento de moda.

Las tramas románticas se mezclan con las laborales y con otras de orden más político y social como la inmigración, la sexualidad, la libertad de expresión o el acoso en redes sociales. A pesar su ligereza, la serie desarrolla una narrativa bastante madura con acierto, llevando a los personajes a confrontar sus temores y salir de su zona de confort para hacerlos crecer poco a poco.

Las tres amigas

Cada una de las protagonistas representa a un prototipo de mujer diferente, vamos a conocerlas un poco.

  • Jane (Katie Stevens) es una joven redactora, insegura pero ambiciosa, determinada a triunfar y a hacer bien su trabajo. Viene de una dolorosa ruptura y, al poco de empezar la serie, empieza una relación con un redactor de una revista masculina. Es la más inocente del grupo y aunque buena a la hora de escribir su proceso es ciclotímico, tanto como su personalidad. Aunque escribe sobre sexo y moda lo que realmente le interesa es la política y ayudar a transformar las vidas de las lectoras de Scarlet.
  • Kat (Aisha Dee) es atrevida, directa y bastante deslenguada. Tiene una enorme confianza en sí misma y en su trabajo. Proviene de una familia adinerada y, en general, siempre ha tenido las cosas fáciles. No tiene pareja estable pero cuando la artista Adena (Nikohl Boosheri) se cruza en su camino empieza a plantearse muchas cosas sobre sí misma y su sexualidad. Es la más activista y entusiasta del grupo.
  • Sutton (Meghann Fahy) proviene de una familia humilde que tuvo que hacer números para que fuese a la universidad. Es organizada, cabal, madura y tiene un gran sentido del humor. Su personaje es el que más vaivenes sufre durante la primera temporada. Mantiene una relación en secreto con un miembro de la junta de accionistas de Scarlet y sueña con trabajar en moda.

Estas amigas forman un trío al que me gustaría sumarme. Por muy irreal que sea el trasfondo de la serie, ese Nueva York de postal, esas oficinas increíbles, esa ropa maravillosa; el encanto de sus protagonistas hace que nos encariñemos rápidamente con la serie y que la suspensión de la incredulidad se mantenga. Lo mismo nos pasó con Sex in the City y con Younger. Y hablando de Sex in the City, la amistad de estas chicas me hace recordar aquel momento en el que Charlotte dice aquello de Don’t laugh at me, but maybe we could be each others soulmates? And then we could let men be just these great nice guys to have fun with.Creo que en The Bold Type también hay almas gemelas y que han tenido la suerte de encontrarse.

Tambien tengo que hablar de la jefa de Scarlet, Jacqueline (interpretada por la veterana Melora Hardin), una mujer sofisticada, exigente y audaz que dirige con destreza y mano firme la publicación pero que saca tiempo para ayudar a sus discípulas a navegar por el farragoso mundo laboral y emocional del Nueva York del siglo XXI. Aunque a veces me parecen excesivas las atenciones que dedica a sus jóvenes trabajadoras, lo cierto es que todas deberíamos ser Jacqueline y/o tener la suerte de encontrarnos con una jefa así, alguien que te ayude a ser fiel a ti misma, que te inspire para alcanzar tus metas, que te aliente, que te apoye y que sepa liderar.

Lo que más destaco

La visión positiva de la vida, del trabajo y de las relaciones. Aquí no hay grandes dramas pero sí escollos en el camino y problemas más reales de lo que en principio pudiera parecer.

El feminismo y la solidaridad de estas mujeres. En The Bold Type las mujeres son ambiciosas y quieren medrar en sus respectivos campos pero no son arpías que se enfrentan las unas con las otras, no hay puñaladas traperas ni traiciones sino un sentimiento de unidad y fortalecimiento. Se apoyan las unas a las otras para lograr sus sueños y objetivos en un ambiente sano, profesional y de mutuo respeto.

Lo claro que tiene su identidad y su modo de comunicarse con sus espectadores en un lenguaje que entiendan y de temas que están en boca de todos. Diversas tramas de la serie tienen que ver con la sexualización del cuerpo femenino, la inmigración, las supervivientes de abuso sexual, el cáncer de mama, las relaciones en el ámbito laboral, el descubrimento de la propia sexualidad o la dependencia de las redes sociales. También está la vertiente periodística, las dificultades de las publicaciones actuales en papel, la importancia de la repercusión en redes de los artículos, el acceso a las fuentes y el tratamiento de las mismas …Tramas que dan lugar a cuestiones interesantes y que siempre cuentan con Jacqueline en ellas para mayor disfrute del trabajo de Hardin.

El que sea una serie juvenil y entretenida no quiere decir que no se posicione ni que no aproveche el altavoz que tiene para hablar de los temas que le interesa. Algo así como hace la revista Scarlet en la serie tal y como explica numerosas veces Jacqueline. Da gusto encontrar una serie millenial con personajes con principios y valores, que no temen defender aquello que consideran justo y que están dispuestas a arriesgarse por lo que creen. En este sentido, estamos ante un referente estupendo para las actuales generaciones en lo que concierne a feminismo, diversidad y visibilidad; y es importante hacer notar que aunque es un producto dirigido a un público específico ha conseguido trascenderlo y llegar a mucha más gente, eso es síntoma de calidad.

En la sociedad hipersexualizada en la que vivimos, está bien que una serie sea capaz de temas como la anorgasmia, la bisexualidad, el descubrimiento, los juguetes erótico o las posturas sexuales pero de una manera natural y sin dramatismo. Cuando Kat empieza a tener dudas sobre sus sentimientos por Adena habla con sus amigas del tema, Kate es capaz de admitir que nunca ha tenido un orgasmo y Sutton vive su sexualidad de manera abierta y sana. Uno de los momentos más divertidos de la serie tiene que ver con las posturas. 

Luchar por tus sueños. La trama relacionada con Sutton y sus cambios de puesto de trabajo creo que reflejan muy bien la contraposición que existe entre lo que queremos hacer con nuestra vida y lo que debemos hacer. Sutton sabe lo que quiere pero también lo que necesita, vivir en Nueva York no es barato y aunque logra llegar al primer peldaño de su trabajo soñado no le da ni para el metro, así que se planta y exige lo que considera que será un sueldo justo porque sabe lo buena que es.

Resumiendo

Freeform tiene entre manos una serie encantadora e inteligente que sabe conectar muy bien con el discurso actual de los millenials y con temas a la orden del día. Os animo a entrar en el mundo de Scarlet para ver a este trío femenino superar retos, enfrentarse sus miedos, luchar por encontrar su lugar en el mundo, perseguir sus ambiciones y reunirse a comer nachos y beber viendo RuPaul’s Drag Race en el sofá. Para mí, The Bold Type es un happy place y espero con gran interés y curiosidad la próxima temporada.

A %d blogueros les gusta esto: