SMILF podría ser una gran serie solo tiene que creérselo

 Frankie Shaw se une al grupo de creadores que levantan un proyecto televisivo de corte personal, un grupo coral en el que encontramos a Lena Dunham, Tig Notaro, Aziz Ansari, Donald Glover, Isa Rae o Pamela Adlon.

SMILF, creada y protagonizada por Shaw, nos adentra en la vida de una joven del sur de Boston que lucha por sacar adelante a su hijo Larry mientras intenta realizarse como persona -laboral y emocionalmente-. Shaw es Bridgette Bird que vive con su pequeño en una habitación desordenada y caótica como la vida de una madre soltera que hace malabarismos para conciliar vida, trabajo, maternidad, sueños, frustraciones y expectativas. Bridgette trabaja como tutora a tiempo parcial para una familia adinerada y busca trabajos como actriz cuando araña minutos al día. Su vida es estresante y frustrante. Aunque mantiene una buena relación con Raffi, el padre de su hijo, y cuenta con la ayuda de su madre, Tutu (Rosie O’Donnell), el día a día es una justa sisifiana que la mina física y mentalmente. Si bien es cierto que Raffi intenta estar presente en la vida de su hijo es Bridgette la que siempre está ahí para él, la que tienen un compromiso a tiempo completo que la restringe y ata tanto que una carrera nocturna a la tienda de la esquina se convierte en una decisión casi imposible de tomar.

La propuesta de Shaw aterriza en Showtime, cadena que durante muchos años tuvo como seña de identidad las dramedias protagonizadas por mujeres, Weeds fue la primera en 2005 luego llegaron United States of Tara, Nurse Jackie y The Big C; así que parece el lugar natural para una historia como la que plantea SMILF. Buscando referentes más actuales creo que la serie está cerca de Shameless y Better Things. SMILF podría ser un spin-off de Shameless, no solo porque comparten cadena sino también espíritu y humor. El paralelismo con Better Things recae en su mirada sobre la maternidad y en lo complicado que resulta ser madre soltera salvando las distancias, por supuesto, porque Sam tiene un trabajo y una red de amigos/familia que la apoya y Frankie está en el lado opuesto del espectro.

El título es un acrónimo vulgar del que Shaw se apropia para mostrar la realidad que existe detrás de una mujer devaluada por la palabra MILF. Como muchas de estas nuevas propuestas de corte personal, el drama y la comedia se fusionan en un ejercicio equilibrista de veracidad y realismo. La serie transita con soltura por lugares comunes que todos compartimos y muestra la intimidad física -sin recrearse en ello – y emocional de Frankie. En lo que va de temporada hemos visto varios desnudos, escenas de sexo, pechos, penes, culos, semen, masturbación y gente superada por las circunstancias, lágrimas de rabia y frustración, soledad, miedo, ternura, comprensión, sintonía, duda. SMILF apunta maneras desde la primera escena y las buenas vibraciones del piloto se confirman en los subsiguientes capítulos.

El reparto

Bridgette es personaje femenino con bases sólidas que si continúa por este camino puede convertirse en uno de los más interesantes de la pequeña pantalla. Es evidente que es mucho más que aquello por la que muchos la definen, una madre; es una mujer inteligente que recibió una buena educación y que podría haber entrado en Harvard pero algo se torció por el camino, así que esta joven llena de talento y potencial tiene que mirar desde la barrera como los demás se dirigen hacia sus sueños. Pero hay más en Bridgette, sabemos que es bulímica y que asiste a reuniones de un grupo de apoyo y, en una de las escenas más memorables del piloto, nos enteramos de que su padre abusó sexualmente de ella.

Shaw no solo ha creado un personaje principal complicado, fascinante y poliédrico sino que al meterse en la piel de Bridgette es capaz de transmitir toda esa energía al espectador. Como espectadores somos partícipes de sus dudas y preocupaciones, de sus victorias y derrotas. Sabemos que no es alguien perfecto, ni falta que hace, y queremos estar presentes cuando acierte y cuando falle, cuando sonría y cuando llore.

El reparto de SMILF se completa con una sorprendente Rosie O’Donnell como Tutu, la madre de Bridgette. Ambas mantienen una relación tirante, Tutu la ayuda económicamente y cuando puede se encarga del pequeño pero siempre critica el estilo de vida y crianza de su hija. Tutu parece tener ciertos problemas mentales que salen a la superficie de cuando en cuando.

La madre de la familia para la que Bridgette trabaja esta interpretada por Connie Britton que encaja perfectamente en el papel de madre que delega en otros la responsabilidad de educar/cuidar a sus hijos. Raffi (Miguel Gómez) es la antigua pareja de Bridgette y el padre de Larry, aunque es evidente que quiere a su hijo parece más preocupado por mantener su sobriedad y rehacer su vida con su nueva pareja (Samara Weaving).


SMILF es un nuevo ejemplo de cómo la ficción televisiva está cambiando gracias a las nuevas voces femeninas (Lena Dunham, Isa Rae, Pamela Adlon, Tig Notaro) y a equipos creativos formados por mujeres. Aunque esta comedia dramática desvergonzada y fresca aún no tiene la sensibilidad, profundidad o cinismo insolente de Catastrophe o Better Things, apunta maneras y sigue el camino correcto.

Por el momento estamos ante una lectura cruda, realista y divertida de la maternidad y de cómo esta afecta laboral, económica, afectiva y físicamente a una mujer de veintipocos años. La maternidad es dura y desordenada; y más si eres pobre y más si estás sola. La familia disfuncional no es una novedad en televisión y menos en Showtime donde Shameless lleva nueve temporadas mostrando con valentía y acierto esa realidad. En SMILF encontramos humor y humanidad en situaciones desesperantes y límite. La serie esconde a plena vista temas duros, material pesado, artillería que espero utilicen en lo que está por venir y no solo como apunte anecdótico para intrigar al espectador. Tras la bulimia de Bridget, los abusos sexuales, los cambios de humor de Tutu, tiene que existir un por qué, un cómo o un quién que requieren de una exploración más profunda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: