Mi nuevo trabajo

Me ha sucedido lo que yo creía que era lo peor que me podía pasar. He regresado a vivir en mi pueblo, en la casa de mi infancia, con mi madre, en un lugar que no llega a las dos mil personas, donde no hay nada que hacer más que entrometerte en la vida del vecino.
En fin, allí estoy. Trabajando para una asociación que no tiene muy claro lo que es, en un lugar con tal humedad que los cuatro deshumidificadores que tenemos no dan abasto, donde ni puertas tenemos.
Por qué? Por otro lado todo el mundo me dice que es una gran oportunidad, bla bla bla. Me esperan nueve meses muy largos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: