Lo mejor de 2017: Nuevas series

2017 nos ha dejado un puñado de nuevas series que no solo son buenas -algunas son excelentes y están llamadas a ser parte de la historia de la pequeña pantalla- sino que exploran nuevos marcos y narrativas, descubren talentos, reflexionan sobre la condición humana y reflejan la actual situación sociopolítica.

La actual lista no sigue ningún orden, simplemente surgió así. Deciros que en ella solo aparecen series que he visto y, como no se puede ver todo. puede que queden fuera de ella algunos títulos que muchos consideran entre lo mejor de este 2017.

 Brockmire

Esta comedia de IFC ha pasado bastante desapercibida para el gran público. Ellos se los pierden. Los ocho capítulos que componen la primera temporada son un viaje a las profundidades de la miseria de su protagonista regado de alcohol, drogas y beisbol. Hank Azaria da vida a un personaje extremo, cínico y herido que se rebela contra el mundo y sí mismo autodestruyéndose a base de píldoras y whisky. A su lado, encontramos a una Amanda Peet en plena forma demostrando que es una de la actrices más dotadas para la comedia de su generación. Esta comedia cínica y adulta, que ya tiene confirmada segunda temporada, es una apuesta segura, deberíais darle una oportunidad.

GLOW

Netflix ha tenido varios aciertos este año. GLOW sigue a un grupo de mujeres que se convierten en las protagonistas de un programa de lucha libre femenino en los ochenta. Puede que la premisa no enganche pero la serie resultante fue toda una sorpresa. Una comedia con tres personajes principales que, pese a sus diferencias y enfrentamientos, se complementan. Alison Brie, Betty Gilpin y Marc Maron son el mayor acierto de un producto que habla de sueños frustrados y expectativas fallidas, de amistad y sororidad, de enfrentarnos a nuestros temores y luchar por lo que queremos. Especial mención a la dupla Brie-Maron que tienen algunos de los momentos más divertidos y duros de la temporada televisiva y que funcionan maravillosamente juntos.

Manhunt: Unabomber

Discovery Channel sorprendió con una miniserie de ocho capítulos que gracias al boca oreja fue ganándose un pequeño pero dedicado fandom. La caza del hombre más buscado por el FBI destaca por el retrato de personajes, especialmente por lo que Paul Bettany hace con su Ted Kaczynski, y por la detallada evolución de la investigación basada en la lingüística forense. Manhunt: Unabomber está bien realizada y escrita, tiene pulso, ritmo e intensidad; y cuenta con sólidas interpretaciones y con un Bettany que debería aparecer en todas las listas de premios. La historia se construye a través del tiempo con saltos adelante y atrás, llevando de la mano al espectador en el paulatino descubrimiento de una nueva técnica de investigación y en la evolución de las obsesiones de ambos protagonistas. 

Mindhunter

De nuevo Netflix y de nuevo una serie sobre el FBI. En este caso la historia nos traslada a finales de los setenta para contarnos los primeros pasos de la psicología criminal. El sello de David Fincher impregna una obra que recuerda en muchos puntos a Zodiac (la mejor película de Fincher) y que a través de tres personajes consigue hacernos partícipes del horror y la violencia extrema de los asesinos en serie (sin enseñar nunca su macabra obra), y de la emoción que despierta en algunos de los protagonistas el abrir un nuevo campo de investigación. Las principales bazas de Mindhunter son un guión exquisito y casi perfecto (las conversaciones con Ed Kemper son prueba de ello) y un trío de actores con química (Jonathan Groff, Holt McCallany y Anna Torv) que se desenvuelven con soltura en la piel de sus respectivos personajes.

The Good Fight

Spin-off que siguiendo la estela de The Good Wife destaca por su perfecto perfil de personajes, la actualidad de sus tramas, la intensidad de su ritmo, la capacidad de introducir comicidad y humor en los casos; y su visión del entramado legal y político de Chicago. Con todo lo bueno de la serie madre, The Good Fight deja que la Baranski sea el centro de una serie con tres mujeres al frente, Lucca Quinn (Cush Jumbo) y  Maia Rindell (Rose Leslie) acompañan a Diane Lockhart en esta nueva etapa vital. Ingeniosa, dinámica y refrescante; este spin-off mantiene la estructura procedimental de The Good Wife pero al desplazar la atención hacia Diane y darle cancha a sus dos acólitas, refresca la fórmula demostrando que, a veces, un spin-off puede ser tan bueno como la serie original.

American Vandal

¿Mezclar true crime y parodia? ¿Seguir la investigación sobre un acto vandálico en un instituto? ¿Quién pintó los penes en los coches de los profesores? ¿Esto es serio? Sobre el papel American Vandal puede parecer una enorme tontería pero en manos de Netflix tenemos una de las series más autoconscientes y curiosas de la temporada. Un falso documental que surge como respuesta a la tendencia del true crime seriado (Making a murderer, The Keepers, The Jinx) y que traslada la acción a un instituto donde Peter Maldonado (Tyler Alvarez) y Sam Ecklund (Griffin Gluck), quieren limpiar el nombre de un compañero, Dylan Maxwell (Jimmy Tatro), expulsado por pintar los coches. El whodunnit de toda la vida se mezcla hábilmente con el true crime, el formato documental, la parodia y un retrato de la adolescencia muy creíble. ¿Y todo esto en una serie sobre pollas pintadas en coches? Todo esto y mucho más porque debajo de una premisa absurda encontramos una serie que habla sobre los prejuicios, la soledad, la inseguridad asociada a la adolescencia, el miedo al fracaso y la impostura de una sociedad dispuesta a desechar a un adolescente por comodidad.

One Day at a Time

Netflix, again. Recuperar un clásico de la pequeña pantalla y actualizarlo no es tareal fácil pero revisitar la creación de Norman Lear y lograr un éxito es todavía más difícil. En esta ocasión una madre latina (inmensa Justina Machado) trata de sacar adelante a sus dos hijos adolescentes con la ayuda de su madre (más inmensa Rita Moreno). One Day at a Time demuestra que la sitcom clásica aún puede sorprender y divertir, que si tienes buenos guionistas y un buen reparto puedes seguir arrancando sonrisas mientras hablas de temas como la inmigración, el tratamiento a los veteranos de guerra, la homosexualidad, el alcoholismo, el machismo en el trabajo, la religión, el amor y el sexo en la tercera edad… Se puede ser moderno dentro del canon clásico, se puede ser audaz y reivindicativo en una sitcom. Y si a esto sumanos lo entrañable y tierna que es, ya os digo que en más de un momento os hará llorar, tenemos entre manos una de las mejores comedias de los últimos años. Justina Machado y Rita Moreno no solo son dos grandes actrices sino que es una injusticia que no aparezcan en  todas las nominaciones a los premios.

Big Little Lies

¿Qué puedo decir que no se haya dicho ya? Nada. No tengo nada nuevo que añadir. Todos sabemos que ha sido una de las series de la temporada, que HBO ha jugado a ganar con esta miniserie (ahora serie pues tendrá segunda temporada) con reparto estelar y temática necesaria. Big Little Lies, desde sus casonas y sus playas, desde la mirada rota de la Kidman hasta la sonrisa impostada de Witherspoon, disecciona los conflictos internos de un grupo de mujeres (reparto de lujo) que afrontan diferentes batallas: la maternidad, la conciliación, el matrimonio, los malos tratos, el síndrome del nido vacío, la violación… y que en última instancia se unen para afrontar la presión que la sociedad ejerce sobre ellas y la violencia del patriarcado, representada en un Perry (Alexander Skarsgård incluso sin estar presente intimida) personificación de éxito social.

Legion

Visualmente impecable. El viaje a la torturada mente de David puede que no sea perfecto y que el continente pese más que el contenido pero, aún así, hay muchas cosas buenas en Legion, suficientes como para que esté en esta lista. Lo visual es importante pero también la selección musical. Si a esto añadimos unas interpretaciones nada complacientes y arriesgadas, desde Dan Stevens a Aubrey Plaza pasando por Jean Smart y Rachel Keller, incluyendo lo psicodélico del personaje de Jemaine Clement; tenemos un producto que no deja indiferente.

Legion es innovadora y atrevida, distinta en su tratamiento de la locura y el amor (esto es una historia de amor), y aprovecha todas las herramientas visuales y narrativas a su alcance para hacernos entender a David. El viaje puede ser agotador porque entre sueños y flashbacks, bailes y monstruos, desdoblamientos y realidades congeladas, cambios de cuerpo, manipulación e iteración de recuerdos; el espectador puede desistir pero si te quedas te prometo un viaje único.

The Keepers

Documental de Netflix compuesto por siete capítulos que intenta responder a la pregunta ¿Quién mató a la hermana Cathy? El asesinato sucedió en 1967 en Baltimore. Décadas más tarde, dos jubiladas, alumnas de la hermana Cathy, crean una página de Facebook para intentar resolver el misterio y empiezan a investigar el caso. Siguiendo a estas dos mujeres decididas, entrañables y ciertamente valientes, nos internamos en una trama que nos llevará hasta un terrible caso de abusos sexuales a menores dentro de la iglesia y que dejó un reguero de vidas rotas a lo largo de los años. Con buen pulso, detalle y dosificando la información, para ir construyendo el caso y el drama, The Keepers desgrana durante sus siete capítulos, a través del hilo conductor de la pregunta inicial, una realidad compleja y oscura, demostrando que el caso tiene ramificaciones inesperadas y que llega hasta lugares insospechados. Uno de los aspectos que más impacta es la dignidad y la dedicación de esas dos mujeres que en su vejez buscan respuestas a algo que las marcó en su juventud; también la fuerza y coraje de las víctimas. Por un lado, el documental nos dice que el mundo está lleno de horror y personas terribles; pero por otro, es imposible no pensar en que hay esperanza mientras haya en el mundo una Gemma Hoskins y una Abbie Fitzgerald Schaub.

Dear White People

Otra serie de Netflix. Esta se basa en la película homónima de 2014 dirigida por Justin Simien. Diez capítulos para hablar, mostrar, criticar y debatir sobre el racismo y los privilegios. Una serie ambientada en una universidad estadounidense mayoritariamente blanca que nos introduce en la realidad de los estudiantes afroamericanos y habla sobre la problemática racial en un país donde se suceden los casos de violencia policial contra esa comunidad. A través de una narrativa fresca, cargada de humor, irreverencia y centrando los capítulos en los diferentes miembros de un reparto coral, la serie no solo muestra las tensas relaciones con los blancos sino las divisiones internas y diferentes percepciones de los afroamericanos sobre su posición dentro del tapiz cultural norteamericano.

Dear White People es una serie que entretiene pero que también invita a la reflexión y a cuestionarnos nuestro papel y responsabilidad en la pervivencia de la discriminación, los prejuicios y los estereotipos. Una serie que sin ser perfecta ayuda a comprender la relevancia y necesidad de un auténtico debate y diálogo sobre el racismo. Cuando la televisión te invita a revisar tu escala de valores, te ofrece respuestas a preguntas que nunca te habías planteado, te exhorta a expandir tus horizontes y te abre la puerta a otras realidades (sociales, económicas, políticas) nunca debes negarte.

Comparto este post en TV Spoiler Alert sobre la serie.

The Handmaid’s Tale

Hulu sorprendió a todos este año con la adaptación televisiva de la novela de Margaret Atwood. ¿Qué decir de esta serie? Mucho se ha escrito y hablado sobre ella. Deciros que solo por la interpretación de Elisabeth Moss todo el calvario emocional al que te somete la serie merece la pena. Sufrí mucho con este visionado y seguro que sufriŕe más en su segunda entrega. La opresión de Offred en esa sociedad puritana y fundamentalista traspasa la pantalla pero también lo hace su esperanza, todavía intacta y a salvo, en algún lugar fortificado de su interior.

La serie es una delicia visual, la dirección es perfecta, las actrices magníficas. Podría seguir así un buen rato porque todos son elogios y lo único malo que puedo decir de ella es el mal cuerpo que me dejaba tras cada capítulo y que en muchos momentos tuve que parar un episodio para poder tranquilizarme y continuar. Cuando una serie te hace temblar, por dentro y por fuera, no debes dejar de verla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: