Laura Moon, la luz de American Gods

En una serie donde los dioses se mezclan con los mortales y donde míticas criaturas maldicen su mala suerte en bares de la América profunda es curioso que sea una zombi la que destaque entre tanto desenfreno celestial. ¿Será la predilección de Bryan Fuller (showrunner de American Gods) por la muerte, su obsesión por ella, lo que ha convertido a Laura Moon (Emily Browning ) en una figura tan abrasiva como interesante? Si analizamos la obra de Fuller vemos que ha sido un progresivo estudio sobre la muerte abordado desde diferentes puntos de vista con especial énfasis en las relaciones y reacciones de las personas ante la misma. Tomando (casi siempre) como punto de partida un argumento con tintes fantásticos y misteriosos, Fuller ha establecido una fructífera relación creativa con la Parca. En Dead Like Me un grupo de aparecidos se dedicaban a recolectar las almas de las personas instantes antes de que fallezcan. En Pushing Daisies, Ned, un enamoradizo pastelero con el don de revivir las cosas, resucitaba a su amor de juventud. Hannibal era una creación visual que elevaba el horror del asesinato a la categoría de obra de arte de manera seductora y envolvente. Y en American Gods, Laura, un ser de carne putrefacta, se convierte en el ancla necesaria para que el espectador se enganche al relato.

El personaje de Emily Browning estaba llamado a ser un secundario en esta historia y nada parecía presagiar que acabaría teniendo tanta importancia en el desarrollo de la trama. En el primer capítulo sabemos que Laura muere, más tarde sabremos que durante el tiempo que su marido pasó en prisión se dedicó a acostarse con el mejor amigo de ambos y que murieron juntos en un accidente de coche pocos días antes de que Shadow volviese a casa. Durante los ocho capítulos de la primera temporada, Laura gana en complejidad y atractivo. ¿Será su perspectiva desde la periferia lo que la convierte en un personaje tan sugestivo? ¿Será la simpleza de su misión lo que la hace más accesible? Lo cierto es que aunque a muchos no les resulta simpática, nadie puede negarle el hecho de ser lo mejor, con diferencia, de la serie; una chuchería visual que Brian Fuller nos ha colado a base de cuidada estética e imágenes de impacto pero que carece, al menos en su primera temporada, de consistencia argumental y dramática.

Esta muerta está muy viva

Laura es una persona imperfecta que vivía en un perpetuo estado de insatisfacción y hastío. Pese a la devoción de Shadow, quien estaba profundamente enamorado de ella, lo trataba más como un accesorio para sus fines que como un igual. Su muerte parecía no ser más que una excusa para espolear el viaje emocional del protagonista masculino de la historia. No obstante, es tras su muerte cuando Laura adquiere verdadera sustancia como ser humano e individuo, es ahora cuando su historia comienza de verdad.

La presentación de esta joven no es agradable, la introducen con crudeza, sin dobleces, ni florituras. Desde el primer momento conocemos su currículo, sabemos lo peor que ha hecho y podemos llegar a comprender por qué lo ha hecho. Y lentamente Laura Moon, un personaje de ética cuestionable y moral ambivalente, te encandila porque en sus errores, su egoísmo, su patetismo, su acciones cuestionables… es donde reside la esencia misma de la humanidad y el espejo en el que te puedes reconocer. American Gods no desea que queramos a Laura, no es su papel en esta función, pero si desea que lleguemos a entenderla porque, en ese momento, cuando la percibamos como un ser humano imperfecto, al igual que nosotros mismos, empezaremos a disfrutar de su viaje tras los pasos de Shadow Moon. Cierto que American Gods tiene fallos y carencias pero hay que reconocerle el mérito de haber construido a una de las mujeres más interesantes de la temporada televisiva.

Sin dudar diría que los dos mejores capítulos de la temporada son los que se centran en Laura. Es más, hasta el propio Neil Gaiman, responsable de la novela en la que se basa esta serie, admitió que su capítulo favorito era el cuarto Git Gone. Gracias a este episodio conocemos mejor a la joven, sabemos de su depresión y de sus extraña afición a los botes de insecticida. Entendemos por qué engañó a su marido, cómo volvió a este mundo y por qué sigue a Shadow por todo el país. Durante el resto de la serie descubrimos que es inteligente, observadora y paciente, que es personaje más complejo y con muchos más matices de lo que parecía en principio. Laura se había pasado toda su vida esperando por algo que la sacase de su apatía y pasividad, ese algo fue su muerte y espoleada por su reciente encuentro con el más allá y el descubrimiento de las divinidades parece tomar por fin las riendas de su propia existencia. Si en vida fue abúlica, en modo zombi, Laura es quien rige su destino.

Siempre es curioso ver como un personaje que se suponía secundario termina por adueñarse de la atención del público. La muerta puede con su marido, con Mr. Wednesday y con los demás dioses (viejos y modernos); y solo Mad Sweenie le hace sombra en cuanto a carisma e interés. Mientras que el viaje de Shadow y Mr. Wednesday por América es demasiado inconexo y sólo merece la pena por las apariciones de otros dioses, en especial de esa Media camaleónica que es Gillian Anderson, la road movie de Laura deja poso en el espectador al conectar emocionalmente con él. Laura – con sus defectos, virtudes y carne putrefacta- es un personaje vibrante que impulsa una narrativa más clásica (el viaje como proceso de autodescubrimiento) pero mucho más efectiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: