Joan Watson, el corazón de Elementary

ForFor you Watson, I would make adjustments. Always.

En los tiempos que corren que una serie, un procedimental de una network como la CBS, alcance las siete temporadas es una proeza. Son cada vez menos los que logran engancharr a las audiencias y son pocos las que sobreviven a su primera temporada. Aún así, los procedimentales siguen siendo vitales en las parrillas de emisión de las networks; cierto que sus tramas son básicas y fáciles de seguir pero algunos, como Elementary, tienden a introducir variaciones en la fórmula clásica que los elevan sobre la media. En el caso de esta adaptación de las aventuras del personaje de Conan Doyle, los cambios fueron lo suficientemente significativos como para llamar mi atención: cambio de género del personaje de Watson, ausencia de la tan manida TSNR, importancia del estilismo e inteligente actualización de los personajes -principales y secundarios – (Mycroft, Morland, Moriarty, Shinwell, Kitty Winter, Ms. Hudson o Irene Adler) y sus vínculos.

 En sus comienzos Elementary fue muy criticada, su coincidencia en el tiempo con el Sherlock de la BBC y las películas de Guy Ritchie hizo que se considerase una serie innecesaria y oportunista. Pocos apostaban por esta traslación del personaje a la actual Nueva York y muchas voces se alzaron contra el cambio de género del personaje de Watson que recayó en una Lucy Liu que supo aprovechar bien la oportunidad que le brindaba la serie, para terminar siendo lo mejor de la misma.

El personaje de Joan Watson no permanece estático como sucede muchas veces en los procedimentales. Su evolución fue una constante desde los primeros compases de su relación con un Sherlock en pleno proceso de rehabilitación, Tanto su vida como su carrera profesional y los lazos que la unen al infalible detective se transformaron y consolidaron haciendo de ella un personaje tridimensional envuelto en un exquisito estilismo. Sin duda esta aproximación al sidekick del afamado detective es una de las más interesantes, sofisticadas y modernas. Su lenta mutación a lo largo de las largas (22 episodios) temporadas se realiza desde diversos frentes: el personal, el laboral, el afectivo, el estilístico y el familiar. De compañera de sobriedad de Sherlock pasa a ser su aprendiz, su pupila. Con el tiempo, se establece una relación de dependencia entre ambos que mejora cuando empiezan a tratarse como iguales, como amigos y compañeros. Ambos son brillantes detectives que se respetan mutuamente, el apoyo del uno es la piedra que sostiene al otro. A la hora de representar la relación entre Joan y Sherlock se agradece que no se aplicaran los típicos tropos del género estableciendo desde el principio un acercamiento profesional que deviene en uno educacional para dar finalmente el salto a una amistad entre dos personas complejas e inteligentes. A través de su relación aprenden a ser mejores profesionales, mejores seres humanos y mejores el uno con el otro. El creador dejó siempre claro que no pretendía convertir esta relación en una TSNR. La amistad, el compañerismo y el respeto entre Sherlock y Joan es sólido, creíble y no tiene nada que ver con el sexo sino con otro tipo de afecto, uno mucho más profundo y significativo, que convierte su vínculo, tanto personal como profesional, en una rareza dentro de los procedimentales.

Aunque en los inicios Joan es la aprendiz es capaz de hacer cosas que rehuyen a Sherlock: empatizar con los testigos, llegar a ellos, ganarse su confianza, llevarse bien con la policía, elaborar un plan para hacer caer a Moriarty, enfrentarse a Morland Holmes o ganarse el afecto de Mycroft. Incluso cuando comete errores o es engañada (por Shinwell) aprende y mejora, no sólo como persona sino también como detective. Muchos críticos resaltaron a lo largo de las temporadas que si Holmes es sin duda el cerebro, Watson representa el corazón de Elementary siendo -con diferencia- la más emotiva del dúo y la que se enfrenta a mayores dilemas morales durante sus años de aprendizaje y asociación con el detective inglés. Joan es una mujer empática, inteligente, concienzuda y compasiva pero ello no impide que actúe de forma analítica, fría y vengativa cuando las circunstancias así lo requieren. Sin embargo, no renuncia a su humanidad ni a sus lazos afectivos para ser mejor detective, como muchas veces le sugiere Holmes; más bien lo contrario, Joan es una gran detective gracias a esa humanidad y relaciones personales, y no a pesar de ellas. Siguiendo esta idea me gusta que Elementary hable sobre la posibilidad que tenemos los seres humanos de redefinirnos como personas y de abrir la puerta a una segunda -o tercera, o cuarta- oportunidad. Sherlock se recupera de sus adicciones y aunque volverá a recaer un par de veces por lo menos será quien, con el apoyo de aquellos que le quieren, de encauzar su vida. Para Joan conocer a Sherlock la lleva a replantearse y a cambiar, drásticamente, su camino vital: de cirujana a compañera de sobriedad y de ahí a detective privado; demostrando que podemos reinventarnos e iniciar nuevos caminos.

Otro aspecto destacable de Elementary y del enorme atractivo de Joan Watson es el estilismo del personaje. El trabajo de la diseñadora de vestuario Rebecca Hofherr convirtió a la aprendiz de detective en un icono de la moda gracias a su hábil combinación de looks casuales y elegantes, y trajes chaqueta de corte más masculino. Estos trajes oscuros con corbata están ligados a la evolución profesional de Watson durante la serie. El guardarropa y las elecciones estilísticas son tan definitorias del personaje y relevantes para la serie como las de Carrie en Sex in New York.

Creo que hay que darle mayor reconocimiento a Joan Watson, ya no sólo por no seguir los patrones típicos destinados a las mujeres investigadoras en los procedimentales sino también por estar tan bien construida, por tener una evolución tan consecuente durante siete temporas siempre ligada a los principios morales que desde los inicios de Elementary le sirvieron de brújula; y por poseer uno de los mejores guardarropas de New York televisivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: