Claws, TNT sorprende con este drama encabezado por mujeres

Nothing in this world is quite as useless as a useless man

El nuevo drama de TNT ha sido creado por Eliot Laurence y tiene a Rashida Jones y Will McCormack como productores ejecutivos. La serie se desarrollo en principio como una comedia de media hora para HBO pero acabó en TNT con el doble de tiempo y un poco más de oscuridad y drama en sus líneas. Según Sarah Aubrey, vicepresidenta ejecutiva de programación original de TNT, estamos ante una serie “salvaje e hilarante”. Un espectáculo que se desarrolla en un mundo fascinante “con grandes historias, con personajes femeninos empoderados y traídos a la vida gracias a un grupo de personas con un increíble talento tanto delante como detrás de las cámaras”.

Claws se suma a People of Earth y Search Party en ese giro hacia nuevos géneros emprendido por el canal, un giro necesario y valiente que está ofreciendo grandes sorpresas al espectador. En este caso, se agradece encontrar un espacio en la pequeña pantalla protagonizado por mujeres, una producto que aporta representatividad y que normaliza el que cada vez haya más series lideradas por mujeres que se adentran en temáticas y territorios tradicionalmente masculinos.

Podríamos decir que Claws es una combinación entre Orange is the new black y Breaking Bad, con un toque de Hap and Leonard y algo de Magnolias de acero. Todo bien mezclado y agitado. Dicho esto, la serie tiene sus defectos, no lo voy a negar, pero es divertida, ligera, muy excesiva e ideal para esta época del año.

Lo que cuenta

Un grupo de mujeres que trabajan en un salón de belleza especializado en esas manicuras que me parecen imposibles por tamaño y barroquismo se ven envueltas en un negocio de drogas con el jefe de la mafia del lugar.

Desna (Niecy Nash) es la propietaria del salón que permite a su novio mafioso Roller (Jack Kesy) utilizar su negocio para lavar el dinero de la clínica donde dispensan oxicodona, la droga favorita de los americanos. Ella se presta a este peligroso juego con la idea en mente de ganar el dinero suficiente como para trasladar su negocio a un salón con mejores instalaciones.

La noche que Desna recibe su bono de veinte mil dólares por los servicios prestados, se encuentra con unos míseros tres mil que no le dan ni para empezar. Enfadada, se encara con su pareja, sobrino del jefe mafioso (Dean Norris), que le dice que tiene que esperar otro año y seguir trabajando para ellos. A partir de ese momento todo se complica y una muerte inesperada obligará a Desna a usar todo su ingenio para salir viva de una situación muy peligrosa.

Vale la pena por

La estrecha relación entre las mujeres del salón de belleza, el cutrerío de esa Florida miserable, el exceso y el sexo; y la banda sonora son los puntos fuertes de este drama con toques de comedia negra que se eleva cuando abraza su lado más chabacano y poligonero con escenas con la de Uncle Daddy en la piscina o el entierro de Roller.

Puede que Claws peque de ser un poco loca, un poco exagerada, un poco extravagante pero esa locura le sienta muy bien y si nos dejamos llevar nos encontramos con un entretenimiento de verano con un reparto femenino de lo más potente. Estamos ante un canto a la sororidad y la comprensión, al “juntas podemos”, a la diversidad y a la amistad. Claws es un retrato potente de mujeres orgullosas, luchadores que comparten trabajo y sueños, que no son perfectas ni pretenden serlo y que se unen para prosperar bajo las más duras circunstancias.

Otro punto a su favor es que explora de manera realista la vida de la clase trabajadora y de los bajos fondos de Florida, desde el club de striptease hasta el salón de belleza pasando por la clínica donde venden oxicodona o el motel donde Polly tiene que vivir.

El reparto

Las mujeres del Nail Artisan de Manatee County rompen estereotipos televisivos y tienes que conocerlas.

  • Desna es un regalo para Niecy Nash, la actriz tiene ocasión de mostrar su vena dramática y de juguetear con el espectador con su lado más cómico. Desna es explosiva e impredecible pero también inteligente y dura, ha vivido y visto lo suficiente como para saber moverse entre las aguas pantanosas de Florida sin que ningún caimán la destroce. Hasta ahora. Además del salón y de las chicas, se ocupa de su hermano Dean, ambos comparten una infancia dura que traumatizó el chico y forjó el caracter duro y decidido de ella. Su personaje es el mejor tratado de la historia y el que más matices tiene, sabemos que se debate entre su ambición (abrir un salón de alta gama), su pasión por el trabajo, su hermano (que no puede valerse por sí mismo) y la lealtad hacia sus amigas. Toda esta vorágine la absorbe sin permitirle un momento de descanso, un momento para ella misma, para hundirse, para llorar, para regodearse. Desna no puede permitirse ese lujo y tras la muerte de Roller eso le pasa factura.
  • Jennifer (Jenn Lyon) es la mejor amiga de Desna. Está casada con Bryce (Kevin Rankin) uno de los sobrinos de Uncle Daddy, tiene dos hijas y no aprueba los negocios de la mafia y menos cuando arrastran a su marido hacia una espiral autodestructiva.
  • Carrie Preston es Polly, una mujer educada y risueña de 45 años que no parece encajar en el ambiente del salón pero que es una más del grupo. Polly reaparece tras un tiempo en prisión por robo de identidad y estafa llevando el monitor de seguimiento en el tobillo. Tengo que deciros que tengo debilidad por la Preston, una actriz que ha ido de True Blood a Claws pasando por The Good Wife se merece todos mis respetos. Siempre creíble y acertada en sus interpretaciones, su sonrisa y melena rojiza son bien recibidos en cualquier serie.
  • Quite Ann, interpretada por una sorprendente Judy Reyes, se ocupa tanto de la seguridad del local (bate en mano) como de hacer pedicuras. Esta actriz ha pasado de Scrubs a Deviuos Maids explotando su sensualidad pero aquí se transforma en una lesbiana silenciosa y fiel a Desna que no quiere comprometerse y que dice más con un gesto o una mirada que con palabras.
  • Virginia (Karrueche Tran), es una joven recién salida del local de striptease que utiliza su belleza para lograr lo que quiere. No entiende de lealtades ni de trabajo duro pero acaba salvándole la vida a Desna a costa de cometer un asesinato, desde ese momento se convierte en una más de las pupilas del salón. Lo que más me gusta de este personaje es que es una hortera pero, a nivel emocional, es evidente su necesidad de pertenecer a algún sitio, de sentir que encaja, de tener amigas. Por primera vez puede confiar en alguien y esa persona es Desna.
  • Dean Norris se libera de cualquier atadura y se pone en la piel de un despótico mafioso bisexual que regenta un local de striptease mientras controla la venta de oxicodona en la zona. La primera vez que lo vemos, Uncle Daddy es la imagen del cliché del mafioso sureño: cadenas de oro alrededor del cuello, consumiendo cocaína y comiendo ostras, retozando con su chico, incapaz de controlar sus arranques de ira, todo fachada y fuerza bruta. Sin embargo, hay una inteligencia voraz debajo de todo ese barniz hortera. Uno no llega a esa posición ni se mantiene en ella sin saber dos o tres cosas.

Lo peor

La indecisión, momentos en los que no queda nada claro si se decantan por el drama, la comedia negra o simplemente no saben como conectar con el espectador. Esos cambios de tono son, a veces, demasiado bruscos, descolocando al espectador que no sabe si reír o llorar. Esa indecisión afecta no solo a la trama sino también al dibujo de los personajes. Espero que sea algo que se solucione a medida que avance la temporada (estoy en el quinto episodio) y que deje de ser un problema en la segunda temporada (ya confirmada).

Otro problema, el abuso del cliché. Cierto que Florida puede ser uno de los estados más horteras de Estados Unidos con sus flamencos, sus yates, sus palmeras, sus campos de golf, el calor sofocante y los pantanos y está bien mostrarlo pero sin llegar a abusar de ello. Es una lástima que un personaje como Uncle Daddy tenga momentos tan vergonzosos como su duelo por Roller y eso porque el cliché mal usado o en exceso no es bueno para caracterizar a un personaje. Esto no pasaba en Justified, donde los redneck eran personajes tan sólidos como los protagonistas y, pese a sus singularidades, nunca provocaban sonrojo en el espectador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: