Cambiar el género a un personaje

No es la primera vez que escuchamos a las actrices quejarse de la falta de personajes interesantes para ellas y de que la mayoría de papeles que reciben son de madre, esposa o hija, de objeto del afecto de uno, o varios, hombres. La industria siempre ha priorizado la narrativa masculina desde una perspectiva androcéntrica y aunque en los últimos años hemos visto un incremento sustancial de películas lideradas por mujeres, aumento acompañado muchas veces de cierta histeria masculina, los datos nos dicen que los pasos en la dirección correcta aún son pequeños. El estudio Inequality in 900 Popular Films examinó 900 de las películas más taquilleras de entre 2007 y 2016 (exceptuando 2011), analizando casi cuarenta mil personajes según género, etnia, sexualidad o discapacidad. Los resultados de nueve años de análisis determinaron que menos de un tercio de los personajes que hablan en pantalla son niñas o mujeres. En detalle, de los 4.583 personajes con diálogo analizados en las 100 mejores películas de ficción del año 2016, un 68,6% eran hombres y un 31,4%, mujeres.

Más papeles para mujeres 

Una práctica que permite acceso a las actrices a papeles hasta ahora destinados a los hombres es reimaginar un personaje masculino como femenino, algo cada vez más habitual en la pequeña pantalla que da lugar a gratas sorpresas e interpretaciones notables; series como Doctor Who, Hannibal, Elementary o 12 Monkeys han actualizado y feminizado el canon en el que se basan explorando un territorio completamente nuevo gracias a esa variación. El cambio de género de un personaje suele darse en remakes y reboots. No es raro que se introduzca este elemento en las recientes actualizaciones de series clásicas como sucedió en Battlestar Galactica (2004) con los personajes de Starbuck (Katee Sackhoff) y Boomer (Grace Park), o en Hawai 5-0 con el de Kono (de nuevo Grace Park). Otros ejemplos más actuales serían los del doctor Smith (Lost in Space) o Jeri Hogarth (Jessica Jones). En la serie original, el papel del doctor Smith era interpretado por un hombre pero en el reboot de 2018 el personaje recayó en Parker Posey. Por su parte, Hogarth era un personaje masculino que provenía del cómic y que en Jessica Jones se convierte en Jeri Hogarth, una poderosa abogada interpretada por Carrie-Anne Moss.

Cambiar el género al personaje permite distanciarlo de la interpretación anterior en la que se basa, una distancia que en muchos casos suele ser positiva porque ayuda al espectador a dejar atrás lo conocido para abrirse a la experiencia de lo nuevo. En la película 12 Monkeys, por ejemplo, el papel de Goines recayó en Brad Pitt, una de sus interpretaciones más memorables que le valió una nominación al Oscar como mejor actor de reparto. En la serie de 2015, el personaje fue a parar a manos de la actriz Emily Hampshire quien logra hacernos olvidar a Pitt y construye un personaje sólido y encantador que supera al original. En una entrevista para InStyle la actriz explicaba que:

The writers didn’t know how anybody was going to live up to Brad’s part, so they changed the role to a woman. His character’s name is Jeffrey Goines, and I’m Jennifer Goines.

Hace seis años, cuando CBS anunció una reimaginación de Sherlock Holmes en el Nueva York actual muchos se sorprendieron por la elección de Lucy Liu en el papel de Joan Watson, un papel tradicionalmente masculino que recientemente interpretaron dos actores ingleses: Martin Freeman para televisión y Jude Law en el cine. En este caso el cambio de género desafía la percepción de los espectadores sobre los personajes. La Joan Watson de Elementary mantiene gran parte de las características del Watson original y su relación con su compañero es estrictamente profesional pero, por el mero hecho de ser mujer, muchos daban por supuesto que tendría que existir un romance entre ellos porque todos sabemos que un hombre y una mujer no pueden ser solo amigos o compañeros de trabajo (véase Elliot y Stabler, Crews y Reese). Los creadores de Elementary declararon en su momento, y lo mantuvieron durante varios años, que no querían desarrollar una relación romántica entre los protagonistas sino que iban a centrar la serie en la amistad entre dos personas que se respetan, admiran y mejoran, la una a la otra. Aunque según lo que he visto en el final de la sexta temporada la cosa podría dar un giro. Con todo, este no fue el único cambio de género de la serie, el personaje de Moriarty también fue reimaginado como mujer y la actriz de Game Of Thrones, Natalie Dormer, revitalizó al archienemigo de Holmes con una intensa relación de amor/odio.

El cambio de género de los personajes da acceso a las actrices a papeles típicamente masculinos, pueden ser el villano y el héroe de la historia.  Cuando Noah Hawley buscaba un actor para interpretar al Lenny Busker de Legion se reunió con Aubrey Plaza y le ofreció el papel, la actriz aceptó siempre y cuando el diálogo no reflejase el cambio de género. En principio Hawley buscaba a un actor de mediana edad para ponerse en la piel de este escalofriante villano, el cambio le sentó estupendamente a la serie, lo cierto es que la interpretación de Plaza fue una de las más alabadas de la pasada temporada seriéfila. En el reboot de Battlestar Galactica Starbuck y Boomer, interpretados en la serie original por Dirk Benedict y Herbert Jefferson, pasan a ser mujeres. Dos pilotos de combate de una nave espacial -papel típicamente masculino- fueron interpretados por dos actrices gracias al cambio introducido por el showrunner. Puede que contratar a Katee Sackhoff para el papel de Kara Thrace, la teniente Starbuck, sea una de las decisiones de casting que más ríos de tinta ha hecho correr, Ronald D. Moore remodeló al pícaro encantador que había interpretado Dirk Benedict en la serie original en una agresiva, rebelde, autodestructiva, poderosa y fascinante piloto. Algo de lo que Dirk Benedict se quejó en un texto que no deja en buen lugar al actor.

La británica Olivia Colman dio vida a Angela Burr en la adaptación de la novela de John Le Carre, The Night Manager, la actriz tenía muy claro que para que la serie funcionase era necesario que Leonard pasase a ser Angela:

Lots of spies are women. They’re really good at it. […] So you need to represent the people who are watching. Also, this is in the U.K, where 51 percent of the population are women. So you can’t have every program with all the leads men

Un punto muy interesante del personaje es que Colman estaba embarazada durante el rodaje y su embarazo no se eliminó de la serie con las fórmulas habituales (grandes bolsos, grandes abrigos, mesas) sino que se introdujo de forma natural en el relato. Como explicaba la actriz a THR:

There’s not big deal made of it, because spies get pregnant too. Pregnant people are people too. I felt quite strongly that she just kept on with her normal life, as thousands and millions of women do every day anyway.

Esa normalidad en el tratamiento del embarazo hizo que el personaje adquiriese una dimensión mucho más interesante ¿cuántas veces vemos a mujeres espías trabajando embarazadas? Nunca.

Lo que nos lleva a uno de los cambios de género más polémicos y deseados de los últimos años, el del Doctor. Por primera vez en cincuenta años el personaje será interpretado en la pequeña pantalla por una mujer, Jodie Whittaker, Cuando se hizo público el anuncio hubo reacciones virulentas, incluso parecía que muchos olvidaron que la serie ya había cambiado el género de uno de sus personajes clave, The Master. La actriz Michelle Gomez hizo un trabajo fantástico dando vida con gracia y dinamismo al ami-enemigo del Doctor.

Pero hay gente que aún no está preparada para el cambio en roles clave. Peter Davison, el quinto Doctor, mostró sus dudas con el relevo de Jodie Whittaker como el nuevo Doctor

If I feel any doubts, it’s the loss of a role model for boys, who I think Doctor Who is vitally important for. So I feel a bit sad about that, but I understand the argument that you need to open it up. As a viewer, I kind of like the idea of the Doctor as a boy but then maybe I’m an old fashioned dinosaur – who knows?

Según su razonamiento las niñas podían tomar como modelo a un Doctor masculino pero no podía suceder que los niños admirasen a un Doctor mujer. Menos mal que este tipo de ideas preconcebidas van, poco a poco, desapareciendo. No fue el único actor mostró sus reservas ante la idea de una mujer en la TARDIS; en 2015, Sylvester McCoy, otra de las encarnaciones del Doctor, decía que no veía con buenos ojos la introducción de una actriz para interpretar a personaje.

I’m a feminist and recognise there are still glass ceilings in place for many women, but where would we draw the line? A Mr Marple instead of Miss Marple? A Tarzanette?. I’m sorry, but no – Doctor Who is a male character, just like James Bond. If they changed it to be politically correct then it would ruin the dynamics between the doctor and the assistant, which is a popular part of the show.

En el futuro nos esperan más cambios de género, algunos con mejor fortuna que otros pero hoy, con el estreno de la nueva temporada de Doctor Who, es importante prestar atención a la evolución de la nueva era inaugurada por Whittaker, no solo por lo que representa sino por la forma y el fondo a la hora de abordar la serie desde ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: