Atrapados en Islandia

Trapped (Ófærð) es la serie de televisión más exitosa de la historia de Islandia y lo cierto es que este nordic noir tiene la suficiente calidad como para convertirse en la serie a descubrir durante 2016. La acción de Trapped nos sitúa en la aislada localidad de Siglufjörður, un lugar donde pocas veces pasa algo pero que bajo el manto de nieve blanca oculta un buen puñado de horrores cotidianos que comienzan a agitarse cuando en el fiordo aparece el torso de un hombre.

El jefe de policía de Siglufjörður, Andri, y sus dos ayudantes tendrán que trabajar bajo circunstancias particularmente adversas para descubrir la identidad del cadáver, al culpable del asesinato y, de paso, ocuparse de un caso de trata de personas. Todo esto les llevará a reabrir un viejo caso directamente relacionado con la familia de Andri y a indagar en el mastodóntico proyecto del nuevo puerto en el fiordo.

Andri, interpretado por Olafur Darri Ólafsson –quedémonos con ese nombre- es un corpulento y estoico policía de mediana edad, con dos hijas y una ex mujer. Gracias a este personaje, Ólafsson se ha convertido en “el hombre más caliente de Islandia” y la verdad es que ese título es bastante comprensible. Su personaje aúna todos los rasgos típicos del policía del nordic noir: obcecado, silencioso, profesional, superado por las circunstancias, con problemas familiares… pero nunca cae en lo fácil ni en el cliché porque la interpretación es tan intensa, tan humana y cercana, y el guión tan bueno, que el espectador no tiene la sensación de estar viendo a un actor inerpretando un papel. Ante ese físico imponente una tiene la sensación de estar contemplando un volcán a punto de entrar en erupción porque él, como todos los demás personajes, está atrapado. La sensación de agobio, de pesadumbre, de asfixia emocional que impregna las vidas en Siglufjörður tiene que buscar una vía de escape; algunos pegan a sus mujeres, otros beben o engañan a sus parejas, otros se drogan o espían a sus vecinos… Andri bebe leche en la soledad de la sala de estar o se lanza a caminar por la nieve para calmar su frustración con frío polar.

Aunque Andri es el personaje central de la historia sería injusto no mencionar a Hinrika, agente de policía interpretada por Ilmur Kristjánsdóttir, y otra de las sorpresas que encierra Trapped. Su sólida interpretación y la complicidad evidente con Andri, basada en el respeto y la profesionalidad, hace de ellos una pareja muy entretenida de ver con una muy buena química. Espero que de cara a la segunda temporada se explore más esta relación o les dejen trabajar más juntos.

La climatología es otro personaje a tener en cuenta en Trapped. El tiempo impide a los personajes abandonar el pueblo, nadie entra, nadie sale. Todos están atrapados por la nieve, una realidad con la que los islandeses conviven, es parte de su cotidianeidad y de su carácter, se han acostumbrado a esas condiciones meteorológicas adversas y han conseguido prosperar a pesar de las mismas. Aun así, el hombre no es capaz de controlar la naturaleza y puede jugar tanto a su favor (impidiendo que los criminales escapen del pueblo) como en su contra (dificultando las tareas de rastreo). Para Ólafsson, trabajar en un lugar tan remoto como Siglufjörður fue muy interesante. En una entrevista que leí hace poco explica que su madre se crió en ese pueblo y que sus abuelos también vivían allí. Es más, durante el rodaje vivió en el apartamento donde se crió su madre.

Considero que Trapped es todo lo que Fortitude aspiraba a ser. En este caso, la propuesta islandesa supera con facilidad aquella fallida producción que nunca tuvo muy claro qué clase de serie quería ser. Trapped se coloca, por derecho propio, a la altura de otras series de corte similar como The Bridge, The Killing o Wallander.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: