El desarrollo de la sociedad de la información en las áreas rurales

El desarrollo dirigido hacia la gente sólo puede alcanzar todo su potencial si la población rural se involucra y tiene interés y si comparte la información y el conocimiento. La comunicación se encarga de la dimensión humana del desarrollo: esta entabla un diálogo con la población rural, los involucra en la planificación de su propio desarrollo, les provee información como base para el cambio social y les transmite conocimiento y las habilidades requeridas para mejorar su calidad de vida. Las metodologías e instrumentos de comunicación pueden ayudar a superar las barreras del analfabetismo, el idioma, las diferencias interculturales y el aislamiento físico.

                                                                                                                         (FAO 1996)

 

Es un hecho que la difusión de las innovaciones se produce más rápidamente y en mayor escala en áreas y regiones con una alta densidad de población como las ciudades (Gaspar y Glaeser, 1998) donde los individuos y lugares públicos propagan el conocimiento y uso sobre las nuevas tecnología. Forman (2005) sostiene que en zonas de gran tamaño y densidad de población es más probable la aceptación de las nuevas tecnologías y de Internet porque el coste disminuye en comparación con las áreas rurales donde la densidad de población es pequeña y las distancias más grandes. A esta premisa se suma Strover (2003), quien concluye que la tendencia a la exclusión de las áreas rurales, relacionada directamente con la falta de potenciales subscriptores a la red y de capacidad financiera para la contratación de un servicio de banda ancha, provoca que no exista un acceso generalizado a la tecnología dada la incapacidad de asegurar una homogeneización de este servicio de telecomunicación entre las áreas urbanas y las rurales. Pero hay excepciones, existen algunos casos de localidades en el que el poder público local decide apostar por la conectividad de la sociedad de la información. Son localidades donde el total de la población, las actividades económicas y las instituciones, no llegan a alcanzar el mínimo considerado necesario por los operadores privados para rentabilizar la inversión necesaria en la infraestructura. Malecki (2003) habla del caso de LaGrange1 (Georgia, EUA) con poco más de 25 mil habitantes, donde la red de fibra óptica, facilitada por el gobierno local, permite el uso de la banda larga a más de 40 grandes empresas comerciales, instituciones e industrias.

Hay varios estudios sobre lo que ha dado en llamarse la “geografía de Internet” (Zook, 2006; Malecki, 2002) que está asociada al desarrollo económico y la estructura regional. Aquí debemos ser conscientes de que existen diversos factores que explican la distribución y difusión espacial de Internet:

– infraestructuras de las telecomunicaciones (acceso a banda ancha).

– tejido empresarial

– capital humano

– marcos institucional favorable

Quisiera exponer un caso2 para ejemplificar el exitoso desarrollo de la sociedad de la información en un área rural. Karelia Superior3 es una zona rural forestal de este de Finlandia, cuenta con una población de unos 20.000 habitantes. Durante la década de los noventa su tasa de desempleo y de migración juvenil crecieron debido a una parálisis de los sectores agrícola y forestal. En 1998, un grupo local logró el apoyo del Consejo Regional de Karelia del Norte y del Sitra para iniciar un proyecto de sociedad de la información. Durante varios meses, veintiún desempleados se formaron para convertirse en formadores y servicio de soporte en Internet para dar clase sobre la red a los habitantes de la región. Además, se instalaron más de 30 puntos de acceso gratuito a Internet en bancos, tiendas, bibliotecas, centros de mayores…. El proyecto logró forjar una red comunicativa formada por actores locales que compartía información. Tras dos años, el 25 por ciento de la población de la zona se había registrado como usuario de los locales de Internet. El modelo se transfirió a otras diez regiones periféricas. El proyecto tuvo consecuencias positivas como la difusión de la alfabetización básica, la construcción de lazos comunicativos y la consolidación de una sociedad informacional a través de internet.

En definitiva, los espacios rurales pueden aprovecharse de las TICs integrándolas en su estrategia de desarrollo para paliar sus problemas y potenciar sus posibilidades; su dinamismo dependerá de dos factores claves: el factor demográfico y el territorial. Por el momento, la distribución no es homogénea en todo el territorio y los servicios e infraestructuras de telecomunicaciones suelen estar localizados en las ciudades.

Uno de los fenómenos más interesantes que proporciona la sociedad de la información y la accesibilidad a la red es que algunas áreas rurales bien conectadas a las ciudades están asumiendo un número cada vez mayor de habitantes urbanos que se desplazan diariamente. Este fenómeno, cada vez mayor, podría terminar derivando en la aparición de más teletrabajadores que optan por vivir en el ámbito rural al ver satisfecha su necesidad de acceso a Internet. Como ejemplo el caso de la Universidad de Athabasca4 en Canadá una universidad en línea que ofrece una amplia variedad de programas de educación a distancia, con todos los títulos y certificados de pregrado y postgrado entregados a través de una combinación de multimedia por Internet y materiales de impresión de la correspondencia. Pocos son los profesores que trabajan para esta universidad que realmente viven el Athabasca. La mayor parte de ellos viven en otros lugares y se comunican con sus estudiantes, compañeros y personal universitario desde sus casas.

 

Foto


1. LaGrange es un pueblo ubicado en el condado de Troup en el estado estadounidense de Georgia. En el censo de 2000, su población era de 24.998.(Fuente: Wikipedia)

2. 2 Manuel Castells Pekka Himanen. (2002). El Estado del bienestar y la sociedad de la información. El modelo finlandés. Madrid: Alianza Editorial, S.A.

3. 3 Carelia o Karelia, es un área geográfica situada en el noreste de Europa, actualmente dividida entre Finlandia (regiones de Carelia del Norte y Carelia del Sur) y Rusia (República de Carelia y óblast de Leningrado).

4. http://www.athabascau.ca/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: